El objetivo principal de las viviendas de EcoCasa Pasiva es obtener elevados niveles de confort interior manteniendo un consumo energético muy bajo, contribuyendo así en un importante ahorro en la factura energética y evitando lo que se ha venido a llamar “hipoteca energética” debido al peso que van ganando en el presupuesto familiar los continuos aumentos de los precios de la energía.

Nuestras viviendas están basadas en unos criterios de diseño que permiten el aprovechamiento de la energía y la luz natural durante el invierno y la minimización de la incidencia solar durante el verano. Al mismo tiempo, las altas exigencias técnicas y constructivas, contribuyen al excelente acondicionamiento térmico conservando todo el calor absorbido en invierno y disipándolo en verano. Para ello, es fundamental tener en cuenta 5 cuestiones:

  • Un diseño bioclimático.
  • El aislamiento adecuado.
  • La elección y colocación de las ventanas.
  • El control y comprobación del nivel de hermeticidad.
  • La recuperación de energía a través del sistema de ventilación.

Controlando estas cuestiones, conseguimos unos niveles de ahorro energético que repercutirán de forma positiva en nuestro bolsillo y en el futuro de nuestro planeta. Pero lo mejor de todo es que con las viviendas de EcoCasa Pasiva, el efecto positivo va mucho más allá. Y es que el sistema de ventilación con recuperación de calor trae con él una gran ventaja sin ningún esfuerzo.