En una construcción convencional las corrientes de aire que se pueden dar a través de ventanas, huecos o grietas provocan incomodidad en el usuario, aumentan la demanda de calefacción o refrigeración y pueden causar condensaciones interiores durante los periodos más fríos del año. Entra demasiado aire o muy poco, no es suficiente para ventilar la casa y por eso es necesario abrir las ventanas para ventilarla.

Existen dos flujos de aire a través de la envolvente en una edificación:

  1. El flujo de aire que atraviesa la envolvente de fuera hacia dentro “infiltraciones”, causado por el viento exterior que produce infiltraciones de aire frío, corrientes de aire incómodas y conlleva un aumento de la demanda de energía para calefacción al reducir considerablemente el efecto del aislamiento.
  2. Y el flujo de aire cálido y húmedo de dentro hacia fuera “exfiltraciones” de la envolvente que se enfría y puede producir condensaciones, dando lugar a la entrada de humedad y moho en los elementos constructivos.

Por eso una envolvente hermética es fundamental para la casa, ya sea convencional o Pasiva, es un complemento obligado del aislamiento, porque la demanda de calefacción depende directamente de la hermeticidad del edificio y si es mala perjudica el efecto del aislamiento.

En una casa Pasiva se exigen construcciones herméticas para impedir los flujos de aire a través de la envolvente y proteger el edificio. Un edificio no debería “respirar”, en una casa Pasiva un sistema de ventilación de confort suministra a los habitantes el aire fresco necesario y conduce el aire viciado hacia el exterior

Un edificio hermético aumenta el confort de sus habitantes, hace menos ruido, ahorra energía, tiene mejor calidad del aire y evita condensaciones.

La hermeticidad de un edificio se mide mediante una prueba de presión de aire que detecta las infiltraciones de aire en el edificio y determina la tasa de intercambio de aire. Esta prueba consiste en crear una diferencia de presión entre el interior y el exterior a través de un ventilador colocado en la puerta principal. Esta prueba de presión se llama «Test de Blower Door».