El 90% de españoles cree que la mala calidad del aire y el ruido en su vivienda afectan a su salud

Deceuninck, firma de referencia en innovación y desarrollo de producto en perfiles para ventanas y puertas de PVC en Europa, ha llevado a cabo el primer ‘Estudio sobre Contaminación Ambiental y Acústica en los hogares españoles’ para determinar cuál es el grado de importancia que los españoles conceden al impacto de la contaminación dentro de los hogares y entornos de trabajo, así como las medidas que toman para paliar sus efectos sobre la salud.

La sociedad está cada vez más concienciada con el reciclaje, el transporte sostenible o el ahorro energético. En cambio, le cuesta reaccionar ante los problemas que la contaminación genera en el interior de los edificios en los que vivimos y/o trabajamos a diario.

Portada del ‘Estudio de Deceuninck sobre Contaminación Ambiental y Acústica en los hogares españoles’.

Deceuninck se ha planteado averiguar a qué se debe esta diferencia de criterio y para ello el pasado mes de septiembre hizo una encuesta a 1.000 personas entre 30 y 65 años de edad, residentes en 6 grandes ciudades españolas (Madrid, Barcelona, Málaga, Sevilla, Valencia y Zaragoza) en la que se pone de manifiesto que la mejora de la calidad ambiental de los hogares españoles contribuye a desencadenar una cascada de efectos positivos sobre la salud y el bienestar individual de la población, la sostenibilidad económica del sistema público de salud o la competitividad empresarial.

 

Además, el estudio contó con la participación de 13 expertos en arquitectura, edificación, calidad ambiental y sostenibilidad, que ofrecieron una visión global del problema, así como pautas para frenar sus efectos. Según estos, se estima que para España el coste en salud, traducido en absentismo, pérdida de productividad o atención sanitaria, ascendería a unos 14 mil millones de euros. Ya que la contaminación ambiental y acústica afectan a la salud de forma gradual y manifiestan su gravedad pasados unos años, con el riesgo de cronificación o consecuencias inevitables.

La primera parte del estudio recoge la percepción de los ciudadanos sobre tres aspectos principales: el impacto de la contaminación en su salud y bienestar; las medidas que toman en sus hogares para reducir este impacto; y los criterios que siguen a la hora de reformar su vivienda o adquirir una nueva.

Contaminación y salud

Para 8 de cada 10 encuestados, la contaminación ambiental es un problema de salud pública mundial. Superando este porcentaje, 9 de cada 10 ciudadanos consideran que la mala calidad del aire y el ruido afectan al interior de sus viviendas, y de estos un 80% indican que su salud se ve afectada bastante o mucho por ello.

Conciencia vs reacción

En cambio, y pese a la elevada concienciación sobre el impacto de la contaminación en la salud, el porcentaje de ciudadanos que intenta minimizar este riesgo es escaso.

Actualmente, el 62,7% de los ciudadanos no toma ninguna medida para reducir el impacto de la contaminación ambiental exterior en el interior de la vivienda.

El 37% que reconoce que ha tomado alguna medida al respecto afirma que las principales acciones son: la instalación de cerramientos para asegurar el aislamiento y la ventilación en las horas del día de menor contaminación. Así, se pone de manifiesto que las ventanas se consideran elementos fundamentales en este objetivo y que sus principales beneficios serían ahorrar energía y evitar el ruido exterior.

Prioridades en la reforma

En el momento de reformar el hogar o de adquirir o alquilar una nueva vivienda, los criterios del cuidado de la salud y el medio ambiente son relevantes para 7 de cada 10 ciudadanos. Pero sólo el 33,4% de los encuestados asocia el aislamiento de la contaminación exterior como un criterio de salud para reformar o comprar una casa.

El aislamiento del ruido exterior es la cualidad que más se valora para cuidar la salud, por delante de la instalación de materiales no nocivos, el aislamiento de la contaminación, la buena iluminación y la ventilación adecuada.

José Mª Baldasano, Catedrático de Ingeniería Ambiental en la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC), opina que todavía “la protección frente a la contaminación exterior no es un factor determinante a la hora de comprar o alquilar una vivienda ni en el momento de hacer una reforma”. En España existen más de 23 millones de viviendas construidas hace décadas sin atender a las normativas de aislamiento y protección actuales.

La calidad de los sistemas de cerramientos es un factor determinante

Un 51,6% de los españoles considera que sus cerramientos no aseguran un correcto aislamiento frente a la contaminación ambiental y acústica interior, y creen que la mejora en las condiciones ambientales y el confort en el interior de los edificios ayudaría a reducir costes para el sistema de salud.

En la segunda parte del estudio han participado 13 expertos en diferentes ámbitos relacionados con la edificación, la calidad medioambiental y la arquitectura. Entre estos se encuentran personalidades como Luis Vega Catalán, subdirector general de Arquitectura y Edificación en el Ministerio de Fomento, Paulino Pastor, presidente de la Federación de Empresas de Calidad Ambiental de Interiores (FEDECAI), Javier Neila, catedrático del Departamento de Construcción y Tecnología Arquitectónicas de la UPM y Doctor en Arquitectura Bioclimática y Construcción Sostenible por la UCM, o Alfonso Corz, presidente de la Asociación Española para la Calidad Acústica (AECOR).

Artículo publicado en la revista Interempresas.

Publicado en: Blog