Cubierta inclinada: eficiencia, sostenibilidad y diseño.

La asociación Promotejado reunió el 18 de noviembre en el COAM a más de 150 profesionales para dar a conocer las altas prestaciones técnicas de la cubierta inclinada en diferentes ámbitos de la edificación. La jornada también sirvió para que los profesionales del sector reivindiquen el papel de este tipo de cubiertas que pueden ser un nuevo impulso para las instalaciones fotovoltaicas en viviendas, dado que permiten un mayor ahorro que las planas.

 

Para abrir el acto, al que fundamentalmente asistieron arquitectos, arquitectos técnicos y prescriptores, Alfred Vincent, presidente de Promotejado destacó las ventajas de diseño, mantenimiento, durabilidad, confort y sostenibilidad de estas cubiertas e indicó que “hace algo más de un año, en este mismo lugar, se presentaba Promotejado con el objetivo de impulsar el uso de las cubiertas inclinadas y difundir sus ventajas. Desde entonces, hemos firmado un convenio con el COAM para que nuestra Asociación esté presente en la Galería de Materiales (Materioteca); nos hemos adherido al Pacto por una Economía Circular, impulsado por la UE y el Gobierno español; y hemos recorrido media España participando en un ciclo de jornadas de la construcción”, citó como sus principales logros, que tendrán continuidad en 2020.

La cubierta inclinada favorece la orientación del edificio

José Luis Valenciano, arquitecto colaborador de Promotejado indicó que “no estamos para aleccionar, pero nos gusta informar y dar datos al arquitecto para que decida”. Valenciano mostró los puntos que destacan estas cubiertas:

  • A nivel diseño (citando a Javier Carvajal que la definía como ´la quinta fachada`) mostrando ejemplos que permiten la arquitectura contemporánea, la expresión y el talento arquitectónico.
  • Confort y habitabilidad: la ONS dice que pasamos el 90% en los interiores de los edificios…de ahí que uno de los asociados, Velux hable de The indoor generation: la importancia de la luz natural/solar que afecta a nuestro rendimiento/ salud; la cubierta inclinada favorece la orientación. Así mismo señaló que un adulto respira 15.000 litros de aire al día y puede generar enfermedades…(en el interior el aire está hasta 5 veces más contaminado); en ese sentido la cubierta inclinada permite una ventilación más efectiva, más habitabilidad con menos coste.
  • A nivel eficiencia energética: a nivel global nos enfrentamos a una nueva realidad medioambiental. La cubierta inclinada evita pérdidas de calor y cumple con los requisitos del CTE o Passivhaus. En una microventilada (que permite la corriente de aire bajo las tejas, con sistemas de fijación en seco) se evitan morteros: amortigua los cambios de temperatura, permite la mejora del comportamiento térmico de cubiertas en climas cálidos, evita condensaciones, seca rápidamente y prolonga su vida. A igualdad de superficie útil, una vivienda unifamiliar con cubierta inclinada es un 12,5% más compacta que una vivienda con cubierta plana, haciendo al edificio más eficaz térmicamente al reducir la superficie de la envolvente en contacto con el exterior.

Así mismo citó otras soluciones de socios de Promotejado: Onduline cuenta con otras soluciones de placas bajo teja, que también permiten la doble ventilación. Euronit cuenta con soluciones de fibcrocemento y Actis aislantes reflexivos. Además instalando teja cerámica se reduce el efecto isla de calor y se pueden integrar paneles solares.

  • Sostenibilidad medioambiental: permite la recogida de aguas de lluvia y otras prestaciones técnicas.
  • Mantenimiento y durabilidad: producen menos patologías que las cubiertas planas (según indican las aseguradoras)

El estándar Passivhaus y su aplicación en cubiertas

El estándar Passivhaus, una de las metodologías de construcción más avanzadas del mundo, también tiene su aplicación en las cubiertas inclinadas, como se encargó de destacar la arquitecta Nuria Díaz Antón, socia de Vand Arquitectura. “Es un estándar libre, que busca prestaciones de confort e higiene y que además hace que los edificios sean eficientes”, indicó.

Nuria Díaz Antón, socia de Vand Arquitectura.

En España empieza en 2010 y ya hay toda clase de tipologías y en todos los climas e incluso ya lo están empezando a exigir las Administraciones porque supone una referencia y una garantía. Díaz recordó como el estándar obliga a alcanzar unos requisitos: <60 Kwh/m2 de energía primaria), 15 Kwh/m2 de demanda máxima de calefacción, 15 Kwh/m2 de demanda máxima de refrigeración, hermeticidad menor o igual a 60 r/h y periodos de sobrecalentamiento en verano por encima de 25 grados inferiores al 10%. Con las RR se establecen tres niveles de certificación: classic, plus y premium. Así mismo se repasaron los cinco principios en los que trabajar: alto aislamiento (que envuelva de forma continua), ventanas de altas prestaciones, una envolvente hermética, que cuide los puentes térmicos y un sistema de ventilación con recuperación de calor (como energía).

Díaz Antón indicó que la cubierta es un elemento clave para reducir la demanda; se debe trabajar la forma. La cubierta debe ser de alto nivel de aislamiento y con encuentros libres de puentes térmicos (por eso se trabaja por componentes): con continuidad de aislamiento para proteger de la humedad y la hermeticidad (evitando el efecto Venturi).

Por último, recordó que Passivhaus es una metodología libre, pero si existe la certificación, tanto de obra nueva como rehabilitada; también existe la certificación por componentes y puso el ejemplo de BMI con su Sistema Tectum-First. Passivhaus cuenta con una base de datos de proyectos y componentes certificados.

Integración de energía solar fotovoltaica en cubiertas

Para hablar del marco normativo y de las ayudas para el empleo de paneles solares fotovoltaicos, Alejandro Labanda, director de estudios en la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), indicó que “existe potencial de un mayor ahorro, pero hay que analizarlo caso por caso”. El RD 15/ 2018 inicia el cambio, evitando el llamado impuesto al sol, simplifica los requisitos y suprime restricciones. Este real decreto permite 2 modalidades: Autoconsumo sin excedentes (no vierten a la red…más sencilla), y con excedentes, con compensaciones y con posibilidad de venta. Además hay varios tipos según el número de consumidores y según la ubicación.

El RD 244/ 2019 es el nuevo marco, indicando que, tras el contador, no es compartido. Así mismo recomendó el uso de la Guía elaborada por el IDAE, ya revisada, que establece los casos.

La remuneración de excedentes, puede ser simplificada (<100KW), o venta al mercado. También se permite el autoconsumo compartido (un mecanismo de reparto) a través de coeficientes de reparto, de acuerdos. También permite esquemas de propiedad diferentes.

Los próximos pasos a dar en autoconsumo son: los protocolos de comunicación, un nuevo marco de acceso, un nuevo diseño de tarifa y por último una metodología para la definición de excedentes.

Labanda indicó que el autoconsumo es una inversión para ahorrar, se ve como una medida de eficiencia energética; se va contra el precio de consumo (aprox. 2000 €/MWh), Así para instalaciones industriales se habla de 6 años de amortización, para comerciales, 5-7 años y para residencial entre 8-10 años (porque el consumo no suele coincide con la producción).

En cubiertas inclinadas, “la estructura de soporte puede suponer un 20% del coste de la instalación en una cubierta plana, algo que no ocurre en una inclinada en donde se podría instalar directamente”. Así mismo indicó que la integración facilita el trámite de licencia, siendo importante la orientación/ soleamiento, recordando que lo importante es intentar acercar la producción al consumo.

Por último, habló de que el autoconsumo es rentable sin ayudas; aun así, hay subvenciones de ciertas comunidades autónomas o exenciones fiscales. Para Madrid, ha habido un plan de apoyo de la CM a la inversión y el Ayuntamiento hace una reducción de IBI durante tres periodos.

Tejas solares

David Martínez, director comercial de La Escandella habló de la importancia de la conciencia medio ambiental y cómo los sistemas constructivos permiten una reducción de la factura eléctrica. “La energía del sol es renovable y las placas fotovoltaicas han evolucionado y reducido sus costes.

Es fundamental la orientación (las placas deben estar inclinadas para que su rendimiento sea más optimo). El funcionamiento es transformar los fotones en corriente continua, a través de un inversor (que la transforme en alterna, en watios) que se pueden usar para consumo eléctrico. Es una inversión rentable y hay unos compromisos q se traducen en un marco legal (algunos edificios ya obligados). Para el sector residencial, el marco de autoconsumo ha mejorado, empezándose a incorporar en los proyectos”, señaló.

Martínez se refirió a las cubiertas inclinadas para incorporar energía solar fotovoltaica: las tendencias arquitectónicas permiten instalar tejas y placas superpuestas sobre cubierta. Ellos proponen placas FV integradas (3 veces más grandes que las tejas normales; es el Sistema de tejas FV Planum (47 W por teja: 148 W/m2), que hace que el hogar sea autosuficiente utilizando energía sostenible y reduciendo así el consumo energético. Estas tejas solares, cuya estética se integra perfectamente a la vivienda, permiten estanquidad, son fáciles de instalar y requieren un mínimo mantenimiento.

Artículo publicado en la revista Interempresas.

Publicado en: Blog