CASA PASIVA. ¿Qué es?.

Es un tipo de casa construida con unos sistemas de aislamiento y hermeticidad óptimos que reducen al mínimo el consumo de energía necesario para mantener una temperatura uniforme en toda la vivienda entre 19°C y 26°C, sin necesidad de calefacción ni aire acondicionado convencional, a la vez que se disfruta, las 24 horas al día, de aire fresco y limpio, sin necesidad de abrir las ventanas para ventilar la casa.

Una casa pasiva, se construye siguiendo 5 pilares básicos que son:

  1. Excelente aislamiento térmico muy grueso, muy superior al de una casa tradicional
  2. Hermeticidad al aire en toda la envolvente térmica.
  3. Libre de puentes térmicos
  4. Ventanas con doble o triple vidrio, según zonas.
  5. Sistema de renovación de aire con recuperador de calor

Una vez que tenemos la envolvente de la casa construida según los 4 primeros requisitos entra en funcionamiento el sistema de renovación de aire con recuperador de calor que calienta o enfría el flujo de aire necesario de entrada a la casa para realizar la ventilación higiénica, manteniendo de manera uniforme en todas las estancias esta temperatura de confort

El objetivo de una casa Pasiva es que la demanda de calefacción y refrigeración se reduzca tanto, que al final sea insignificante y pueda suministrarse solo a través del sistema de renovación de aire que siempre tiene que existir.

El principio básico de una casa Pasiva es la eficiencia energética y es una casa de muy bajo consumo de energía, confortable y sostenible, que le va a ahorrar dinero durante toda su vida.

La mejor manera de atajar el problema del consumo de energía y por consiguiente de la “hipoteca energética”, es construyendo casas que apenas necesiten energía para calentarlas o refrescarlas, así solucionamos definitivamente las costosas facturas de luz y de gas.